HI-RES MITO o REALIDAD

0
333
Foto by Supersonido

En el artículo de hoy vamos a tratar un tema discutido ampliamente entre los aficionados al audio e intentaremos que cualquier lector pueda diferenciar entre una escucha básica y una de calidad.

Antes de empezar con el HI-RES, vamos a aclarar algunos conceptos básicos para que todos sepamos a qué nos referimos en cada caso.

HI-RES o Audio de Alta Resolución.

Como su nombre indica es aquel audio que es reproducido con la máxima fidelidad intentando  igualar el nivel  en el que el artista lo ha creado.

Es un término técnico de Marketing para referirse a equipos de reproducción de sonido de alta fidelidad en formato Digital.

Se define como audio sin pérdida y tiende a referirse a la reproducción de archivos musicales con una tasa de muestreo más alta que la de un CD que son 16bit y 44.1khz.

Generalmente, se definen como Hi-Res las grabaciones a partir de 48khz y 20bits o superior.

DAC – DIGITAL to ANALOGUE CONVERTER.

Es el elemento capaz de convertir la señal digital en analógica, hay que tener en cuenta que toda la música que se escucha es analógica (ondas que producen los altavoces y auriculares que nuestro oído interpreta). El DAC transforma los archivos musicales que están grabados en formato digital (ceros y unos) en una onda sonora para poder escucharlos.

Cuanto mejor sea la calidad del DAC mejor será su sonido.

MQA – Master Quality Autenticated.

Es una tecnología de codificación de audio para conseguir archivos de pequeño tamaño.

Para poder aplicar el MQA todas las fases de procesado deben estar generadas con el MQA desde la grabación hasta la reproducción.

Lo bueno es que con archivos comprimidos de pequeño tamaño y con pérdida de calidad, los equipos compatibles con MQA consiguen recuperar esas pérdidas y devolver el archivo a la calidad original.

HI-FI – High Fidelity

Es una norma de calidad que significa que la reproducción del sonido es lo más fiel posible al original.

Se aplica a todo sistema de una calidad razonable y en 1973 se establecieron los requerimientos mínimos en cuanto a frecuencias, distorsión y ruido.

La diferencia con el HI-RES es que mientras el primero se refiere a la calidad de las grabaciones, el HI-FI se refiere a la calidad de los equipos donde se escuchan esas grabaciones.

HIGH-END

Es una forma de referirse a productos Premium con un nivel técnico y de construcción de calidad excelsa.

Generalmente, se combinan con diseños  industriales  exquisitos, no aptos  para todos los bolsillos y para personas muy exigentes o personas que los adquieren para decorar que aunque son los menos también existen.

Para estos equipos se necesitan generalmente salas de escucha específicas para ello.

Hechas estas aclaraciones, vamos a lo que nos interesa hoy que es el HI-RES. En próximos artículos comentaremos el HIGH-END y otros temas tan interesantes que no pueden faltar para saber si un equipo o archivo se escucha adecuadamente.

Hay ocasiones que es tal la calidad de un equipo y lo que está reproduciendo que aunque no te guste puedes seguir escuchándolo horas y horas e incluso aficionarte a ese tipo de música que antes no te gustaba, como pasó en mi caso escuchando en su día ciertas grabaciones de música clásica, blues o jazz.

¿HI-RES, se nota?  ¿Es Realidad o ficción?

De forma sencilla y sin más añadidos podríamos decir que , sin ninguna duda hay diferencia entre escuchar un Mp3 a 320kb  y un Flac a 9.216kb (el CD tiene 1.411Kb).

Las especificaciones más usadas en este formato son 24 bits-96khz y 24 bits 192khz ambas deberían recrear con más precisión la original que la de un CD.

Eso sí, los archivos  que se generan en Hi-Res  dependiendo de la calidad van aumentando el tamaño de los mismos, algo que a día de hoy no debería ser problema ya que las memorias de los dispositivos han aumentado de manera importante y lo mismo han hecho las memorias externas.

¿Qué necesitamos para poder aprovechar estos ficheros de alta calidad que las plataformas de streaming denominan como calidad MASTER?

Un dispositivo que incluya un DAC capaz de procesar audio del nivel que queremos reproducir. Un ejemplo de ello son todos los Móviles que llevan en un interior un DAC de nivel básico para poder convertir y escuchar los archivos en tus auriculares o altavoces, pero sólo unos pocos llevan DAC de HI-RES como el LG V30.

Hoy en día hay dispositivos que llevan DAC de Hi-res incorporado tales como móviles, amplificadores, receptores de A/V y reproductores portátiles de diversas marcas.

Sólo deberemos tener un dispositivo de este tipo para reproducirlos y un equipo de escucha para poder disfrutarlos y ahí es donde viene lo importante, la calidad de estos elementos.

En definitiva, lo que necesitamos es un buen DAC (individual o integrado en un reproductor) y unos auriculares de cable con calidad y rango suficiente para apreciar el Hi-Res (no usar en ningún caso auriculares bluetooth o inalámbricos que no reproducen la calidad de dichos ficheros).

Y si lo que te gusta es escucharlo sentado en tu casa, necesitaremos un equipo con un DAC, amplificador  y altavoces que nos permitan escuchas largas y de calidad.

Para los que desearían escuchar música en Hi-res desde su Wifi, hay dos noticias, una buena y otra mala.

La buena, existe un dispositivo que es el gran desconocido para el público, puede reproducir Hi-Res en formato 96khz-24bit y además vía Wifi… es el ChromeCast AUDIO y por algo menos de 40€ dispones de un DAC AKC AK4430 con doble Red Wifi de 2.4Ghz/5Ghz 802.11ac y con conexión analógica y digital óptico en el mismo conector de 3,5mm con un puerto de alimentación microUSB y manejable desde Tidal (ver descripción más abajo) para emitir en Master.

La mala es que Google acaba de anunciar el fin de la distribución de este producto y ya aparece como no disponible para la venta, sólo queda adquirirlo en tiendas que tengan stocks o en tiendas y aplicaciones de venta de segunda mano.

También existen otras marcas y modelos que fabrican este tipo de dispositivos, pero su precio no tiene nada que ver con el de Google. (ver por ejemplo el Nuforce WDC-200 Optoma Netzwerk-Player, que cuesta unos 155€ en Amazon)

¿Qué aplicaciones son las que reproducen estos formatos?

Existen varias para sacar el máximo partido a estos formatos. Los reproductores portátiles de Hi-Res traen su propio software para realizar esta función.(Debemos asegurarnos con estos dispositivos que el fabricante lo actualiza regularmente)

En el entorno móvil existen varias. Los más conocidos son Neutrón, Poweramp y USB Audioplayer  pro y cualquiera de ellos correctamente configurado nos permiten reproducir este formato.

Para la opción de equipos de sobremesa o portátiles existen múltiples opciones, por ejemplo Jriver, Foobar, Fidelia, Audioirvana (Carísimo) o musicbee (Gratuito),  pero hay muchos más.

Además, tenemos la opción del streaming por las plataformas existentes de pago. Las más conocidas para calidad Hi-Res son:

Tidal que en su versión de abono Hi-FI permite reproducir en calidad Master y MQA. (Para el MQA los equipos han de ser compatibles con dicha tecnología, como el LG V30, sin compatibilidad MQA el DAC lo reproducirá en el formato emitido originalmente por Tidal que suele ser 24bits/96Khz )

Qobuz, ésta tiene varias opciones de suscripción, entre ellas la válida para Hi-Res es la suscripción llamada STUDIO que es mucho más cara que la misma opción en TIDAL, pero según sus especificaciones tiene sobre 70.000 títulos en 24bit/192khz

Además, existen webs de venta de música online en calidad Hi-Res, entre ellas, HDtracks, High Res Audio y eclasical aunque habría que tener en cuenta que los precios de la música en estas webs son superiores a los precios de un CD o un fichero en una plataforma habitual.

Como nota final a este artículo, os aconsejo que siempre que tengáis en mente adquirir dispositivos para escuchar este tipo de archivos e invertir una cantidad de dinero importante en ellos, siempre y digo siempre,  se hagan audiciones a ciegas.

Para ello debes tener archivos de varias calidades que conozcas bien y que puedas escuchar con calma en algún comercio del ramo que disponen de salas de pruebas.

Siempre hay que tener en cuenta varias opciones y/o bien escucharlas en el local con diversos elementos y ver como suenan o bien llevarlos a casa (si el comercio lo permite) y escucharlos en tu equipo, debido a que en una tienda/comercio puede sonar muy bien, en tu casa puede ser una decepción dependiendo de a qué sistema lo conectes.

La compra de este tipo de elementos debería ser algo que sea pensado, analizado y que no te arrepientas en unos días.

Digo esto por lo siguiente, es muy habitual comprar este tipo de dispositivos por internet sin haberlos probado previamente y luego estar con problemas de devoluciones, cuando tenemos tiendas en todo el país con grandes profesionales que están encantados de ayudarte a seleccionar lo que realmente necesitas y que hacen permanentes audiciones de todo tipo de dispositivos y sus precios no difieren en mucho de lo que puedas encontrar  en la red.

Rafael del Olmo, Tecnología.

Noticias de Agencia de Noticias