La Diputación de Bizkaia ha atendido ya 1.287 jóvenes vulnerables a través de su Estrategia Joven

0

La Diputación Foral de Bizkaia ha atendido ya a 1.287 jóvenes de entre 18 y 23 años en situación de vulnerabilidad a través de los diversos programas enmarcados en su Estrategia Joven, puesta en marcha en julio de 2018.

La Estrategia Joven es un acompañamiento a jóvenes en exclusión o riesgo de exclusión de nuestro Territorio, un acompañamiento hacia su autonomía, hacia una vida adulta plena y digna en la que puedan valerse sin la tutela de las administraciones públicas.

La Diputada Foral de Empleo, Inclusión Social e Igualdad, Teresa Laespada, ha presentado esta mañana en rueda de prensa el balance de esta estrategia, impulsada para acompañar a una población joven en una coyuntura como la actual, “inestable, de profunda transformación social, cultural, política y económica”, en la que la edad de emancipación en Euskadi se sitúe en los 30 años.

“No es difícil imaginar que la situación se torna tremendamente compleja cuando abordamos a esa parte de la juventud marcada por la desigualdad y la desventaja social. Jóvenes que parten casi desde su nacimiento, o a lo largo de su infancia, de condiciones de desigualdad. Esa juventud que cuando cumple 18 años no tiene una familia acogedora que le permite seguir formándose y transitar hacia la vida adulta (con aciertos y equivocaciones). La brecha se vuelve abismal. Hablamos de quienes salen de los sistemas de protección y que transitan sin acompañamiento familiar. Somos las instituciones quienes debemos acompañarles”, ha explicado.

En 2001 la población joven entre 15 y 29 años suponía el 21,6% en Euskadi y en 2020 se ha reducido a un 13%. En cifras redondas, en 20 años, hemos perdido 163.000 personas jóvenes.

“Necesitamos a estas personas porque necesitamos a todas las personas. Aquí no sobra nadie, no sobra ninguna de estas personas y menos si están dispuestas a aprovechar la oportunidad y el apoyo que les brindamos”, ha remarcado.

La Estrategia Joven proporciona apoyos de “muy diverso tipo, prácticamente personalizados” para cada chico o chica de entre 18 y 23 años porque se trata de una cuestión de “derechos y dignidad”, por supuesto, pero como sociedad y como Diputación de Bizkaia también es una cuestión de inteligencia porque vamos a necesitar a todas estas chicas y chicos, todo su talento, su energía, su capacidad, todo su trabajo y su presencia como miembros de pleno derecho, como ciudadanía que ejerce sus derechos y asume sus obligaciones.

De igual modo, ha señalado que se atiende a jóvenes vulnerables, en riesgo de exclusión o que están en exclusión social, sean de origen extranjero o jóvenes autóctonos, hombres y mujeres, entre las que se incluyen aquellas que sufren una situación de vulnerabilidad derivada de un historial de vida con episodios de violencia machista.

Laespada ha asegurado que son personas “con una mochila de sufrimiento y con pasados llenos de dificultades y penurias” pero que “también son muy resilientes” y unos “supervivientes natos con unas ganas de salir adelante digna de admiración”.

MODO DE ACCESO

El acceso a la Estrategia Joven se realiza por tres vías. Pueden acceder desde el Servicio de Infancia de la Diputación Foral de Bizkaia por su mayoría de edad, también pueden acceder algunas jóvenes en su condición de víctimas de violencia machista y, en tercer lugar, aquellas personas que, previa valoración, se dictamina que se encuentran en situación de exclusión social.

El Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad ha diseñado un instrumento de diagnóstico especializado para estas personas jóvenes, de forma que permite valorar las necesidades de cada persona y ajustar los apoyos que precisa. Se trata de un instrumento que ha sido muy bien valorado por el Ararteko en su último informe presentado muy recientemente (‘Jóvenes migrantes sin referentes familiares en Euskadi. Diagnostico y propuestas de actuación’).

Las actuaciones son de muy diversa profundidad y enfoque. En muchas ocasiones se trata de un acompañamiento y apoyo en la toma de decisiones formativas y profesionales, en la búsqueda de alojamiento, protección de la salud, apoyos jurídicos y prestaciones económicas que les permitan atajar sus dificultades de autonomía.

Se ofrece apoyo en

•          Formación para el empleo, orientación laboral

•          Intervención educativa: apoyo académico para el desarrollo de estudios universitarios, en colaboración con la UPV

•          Vivienda o plazas residenciales si lo precisan

•          Atención en centros de día, acompañamiento social, intervención socioeducativa y psicosocial, mediación e intermediación

•          Apoyo a la vida independiente, desde la atención personal y doméstica, complementos para manutención, atención jurídico-administrativa, fomento del ocio o participación comunitaria

•          Prestaciones económicas

•          O programas frente a adicciones y cualquier otra conducta de riesgo

CIFRAS

En los tres años de vida de la Estretagia Joven, se ha atendido ya a a 1.287 jóvenes, de los que actualmente continúan un total de 724. El 81% de los jóvenes que han ido saliendo del programa (574), lo hace porque han cumplido con los objetivos que se propusieron total o parcialmente. Es decir, adquieren en su inmensa mayoría facultades para conducirse de forma autónoma.

La inversión anual en el conjunto de programas de la Estrategia Joven este año 2021 asciende a 6,9 millones de euros, de los que 5,5 millones provienen de la Dirección de Inclusión y 1,4 millones de la Dirección de Empleo. Ambas direcciones realizan un trabajo transversal y coordinado, como es lógico.

Una de las claves de la Estrategia Joven es lograr un tránsito hacia una vida adulta autónoma a través del empleo. Por eso en la estrategia hay varios programas de empleo joven.

En Gazte On, se ateidne a 120 jóvenes que están en módulos formativos y prácticas no laborales en empresas con posibilidad garantizada para que un porcentaje de los mismos acceda al empleo.

El Acelerador de Empleo ha atendido desde su inicio a un total de 124 chicos y chicas (69 hombres y 55 mujeres) y en la actualidad atiende a 50 personas (25 chicos y 24 mujeres), su finalidad es acelerar los procesos de inserción sociolaboral acompañando con inserción y orientación laboral.

Por último, fruto del trabajo que desarrollamos en verano, como ya se presentó en septiembre, se propició que 75 chicos y chicas trabajaran como temporeros en el agro vizcaíno, lo que les ha posibilitado acceder a permiso de trabajo y varios de ellos y ellas aún siguen vinculados en las empresas agrarias que les contrataron.